lunes, 23 de junio de 2014

Cuadro a la acuarela. Bodegón con peras y rosas.

Siempre pienso que la acuarela es una técnica pictórica muy difícil. Sobre todo si empiezas pintando al oleo, capa sobre capa y utilizando el blanco indiscriminadamente siempre que lo necesites. Cuando cambias a la acuarela para probar, todo es al revés. El blanco casi ni lo usas y reservas espacios en blanco para dar toda la sensación de brillos, luces, generalmente de claros a oscuros. Además de que la posibilidad de hacer rectificaciones es casi nula, porque corres el riesgo de ensuciarlo todo y restarle calidad a la obra. Por no hablar de la dificultad que tiene trabajar con agua, que hay veces que no sabes cual va a ser el resultado cuando trabajas en húmedo y mezclas directamente sobre el papel mojado. A veces te llevas cada sorpresa....




Bodegón con peras y rosas. Acuarela



Si tienes conocimientos básicos de luces y sombras, volumen y superficie, proporción,  armonías y contrastes de color, y perspectiva en general, siempre es mas fácil que la ejecución de la obra sea mas acertada. Pero con la acuarela nunca se sabe cual va a ser el resultado, porque hasta una vez seca y terminada la obra, te pueden cambiar la tonalidad de los colores.

Hasta pronto.